Futbolargentino.com Buenos Aires Jueves, 12 / Sep / 2019

La dieta de Luis Scola no apta para humanos pero sí para íconos de la Selección Argentina de Básquet

El capitán de 39 años del conjunto nacional de baloncesto que se metió entre los cuatro mejores equipos en el Munidal China tiene una exigente rutina alimenticia que sirve para él pero no para cualquier persona física ni deportista. 

Luis Scola, emblema de la Selección Argentina de baloncesto. Foto: Instagram
Luis Scola, emblema de la Selección Argentina de baloncesto. Foto: Instagram

Argentina buscará este viernes, desde las 9 de la mañana, meterse en la final del Mundial de baloncesto en China. El conjunto nacional se enfrentará a Francia en semis y una de las figuras del conjunto es Luis Scola. El capitán de 39 años tiene experiencia, categoría y una inquebrantable dieta alimenticia que hace que se matenga en su máximo nivel. 

Eso sí, no intenten esto en casa. Y antes de leer la nota deberías saber que la mayoría de los nutricionistas nos la daría de baja completamente. Ahi va.

No desayuna, ni merienda. Así que entrena en ayunas y tiene horarios estrictos para comer. Hace un almuerzo por las 14 o 15 horas. Y alrededor de las 20 horas cena. El resto son infusiones. 

Los asesores de "Ironman" -el apodo que se ganó por su resistencia física- explican que come pocas veces para "tener los intestinos limpios", algo que le ayudaría a mantener el sistema inmune alerta y a prevenir lesiones.

Además, Scola no consume lácteos, cereales, azúcares, papa, tomate, pimientos, berenjenas, legumbres, ni pastas. No ingiere casi nada de carnes rojas. Y come poca fruta.

Lo que sí consume es mucho pescado, verduras, huevos y grasas "buenas" como la palta, almendras, nueces, avellanas y coco.

"Descubrí un montón de aristas importantes sobre la alimentación, como la ética detrás de la producción de comida y la salud a nivel general en esta ola de productos genéticamente modificados, de soja y feedlot (corral donde se ceban animales)", contó en una entrevista con la agencia DPA el protagonista de esta nota, Scola.

"Tenemos derecho a exigir que lo que se produzca se haga con ética y con moral. No es lo mismo comer un animal, que si bien es un animal, cuando fue criado humanamente que cuando fue criado en feedlot. Cualquier persona que le hiciera eso a un perro estaría en la cárcel. Sin embargo, vamos al supermercado, lo compramos y no nos preocupamos por saber de dónde viene ni cómo fue criado ese animal", concluyó el jugador.

No es el único que sigue una dieta particular: Facundo Campazzo, por ejemplo, solo desayuna aceite de palta.

Redacción deportes - Futbolargentino.com