Futbolargentino.com Buenos Aires Jueves, 15 / Nov / 2018

Boca Juniors vs River Plate: Andrés Cunha habló sobre la final de la Copa Libertadores

Boca Juniors y River Plate definirán al mejor del continente en la gran  final de la Copa Libertadores, con arbitraje del uruguayo Andrés Cunha.

Andrés Cunha. (FOTO: Internet)
Andrés Cunha. (FOTO: Internet)

El uruguayo Andres Cunha dirigirá el partido de vuelta de la superfinal de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors que se disputará en el estadio Monumental de Buenos Aires el sábado 24 de noviembre, anunció este miércoles la Conmebol.

Cunha estará secundado en las líneas por sus compatriotas Nicolás Tarán y Mauricio Espinoza. Como cuarto árbitro fue designado Víctor Carrillo, de Perú, y en el control del video arbitraje (VAR) estarán los también uruguayos Leodán González, Esteban Ostojich, Richard Trinidad y Martín Vázquez (observador del VAR). Como asesor internacional está designado el paraguayo Carlos Torres.

"Al principio, arbitrar es muy difícil, es como cuando aprendés a manejar y no sabés cómo vas a hacer con todo. Mis primeros cinco partidos fueron un desastre. Me acuerdo de que los asistentes me gritaban desde la línea que volviera al medio de la cancha, porque corriendo y mirando las jugadas me iba yendo cada vez más para afuera de la banda", empezaba Cunha entre risas sobre sus inicios en el arbitraje.

Es importante recordar que el uruguayo ya arbitró en un partido para los 'Xeneizes' en esta Copa en el 1-1 de vuelta en Belo Horizonte por los cuartos de final ante Cruzeiro, anulando un gol al equipo local con el uso del VAR en el primer tiempo, ante la furia de los hinchas brasileños.

También dirigió a River Plate en la presente Copa Libertadores y fue uno de los más señalados por la hinchada de Gremio, ya que fue él quien cobró, previo uso del VAR, una mano en el área que el 'Pity' Martínez terminaría por convertir en gol, logrando así la clasificación a la gran final.

El referí habló sobre lo que significa dirigir un partido de tal envergadura, siendo para muchos, la final más grande de la historia del fútbol sudamericano a nivel de clubes:  "No me presiona para nada. No me tiembla el pulso ni siento ningún tipo de presión. Las presiones se dan naturalmente y en la cancha, no hay ocultas. Lo de los jugadores los sentís en diálogos, a veces te dicen 'siempre nos cobrás en contra' pero queda ahí. Un árbitro tiene que saber que va a recibir presiones y convivir con eso, estuve en canchas repletas de América, como en el Morumbí o el Maracaná, y nunca sentí presión. A mí esas cosas me motivan".

Fiel aliado del VAR, Cunha asegura que de ser necesitado, usará este polémico sistema: "Hay que tener la cabeza abierta para ir a ver la imagen y reconocer que se ve lo que uno no había visto antes. Parte de la cualidad de un árbitro moderno es adaptarte a la nueva época. Y cobrar en consecuencia. Tenemos 33 cámaras, uno se acerca y empieza a pedir distintas perspectivas para tomar la decisión. Los asistentes del VAR pueden avisarte sobre una jugada dudosa y a su vez uno puede pedir asistencia si tiene dudas; generalmente cuando me avisan comparto lo que vieron ellos". Y sobre aquel partido polémico en el que Lanús eliminó a River y él manejaba el VAR (no se usó para una mano que era penal cuando estaban 2-0), se defiende explicando que "hay una gran ignorancia. Yo por un tema de ética y que no puedo hablar del colega (Wilmar Roldán, quien dirigió), no te puedo comentar lo que pasó y los diálogos que tuvimos por parte mía en la cabina. Hay muchas cosas que se hablan y que la gente no sabe, y eso genera o no la intervención del VAR".

El partido de ida, disputado el domingo pasado, finalizó con empate 2-2.

Relacionados