Futbolargentino.com Buenos Aires Domingo, 11 / Nov / 2018

Copa Libertadores: La lluvia se robó el protagonismo en la final

La Superfinal entre Boca Juniors vs. River Plate en la final de ida de la Copa Libertadores fue suspendida debido a la gran cantidad de agua que cayó en la ciudad de Buenos Aires, pero hoy se juega.

La lluvia no podrá con el Superclásico de esta tarde. Foto: AFP
La lluvia no podrá con el Superclásico de esta tarde. Foto: AFP

La lluvia nos dejó sin uno de los partidos más importante de la historia. Más de 100 milímetros de agua cayeron sobre el estadio y lograron que todo el mundo del fútbol quedé expectante y más ansioso que nunca. Horas antes del partido, la la Conmebol informó que el partido se jugará el domingo  11 de noviembre a las 16 horas.

Foto: AFP

Como si fuese a propósito, para darle más suspenso al tan esperado espectáculo. Nunca antes este clásico de barrio tuvo lugar en una definición de la Copa Libertadores.

La lluvia no sólo complicó el partido. El japonés Isamu Kato, hincha fanático de Boca, arribó hoy temprano a suelo argentino para ver el partido y en menos de 24 horas volver a su país. Ahora el fanático xeneize deberá modificar todo su itinerario y buscar alguna habitación de hotel para quedarse a ver la gran final.

La lluvia también arruinó los planes de un grupo de 35 amigos miembros de la comunidad judía que viajaron este viernes de Buenos Aires a Barcelona para no perderse la final.

El Shabat comienza el viernes con la puesta del sol y termina el sábado con la aparición de las estrellas, en ese tiempo la religión le impide a sus practicantes realizar ciertas actividades, en las que entran presenciar dicho espectáculo y ver televisión.

Foto: AFP

En España el partido comenzaba a las 21 con el Shabat culminado. Así, estos fanáticos iban a poder ver el partido y a su vez respetar su tradición. Para colmo, la final fue postergada, se jugará este domingo, día en el cual podrían estar tranquilamente alentando desde las tribunas y no se habrían gastado el dinero del viaje, que no es poco.

La lluvia encima de pasar por agua a todos los hinchas que casi colmaron La Bombonera, les nubló la tarde de fútbol y los obligó a reprogramar todo para mañana. Muchos de ellos que llegaron desde el interior del país tendrán que pasar la noche por las inmediaciones.

La mala noticia: las precipitaciones siguen amenazándonos. El pronóstico indica que el clima no piensa mejorar a la hora del partido. Recién cerca de las 17 cesaría de llover en La Boca. En caso de que el partido se juegue igualmente habrá que ir con capa y piloto. Daniel Angelici, Rodolfo D’onofrio, Claudio Tapia y Alejandro Domínguez se reunirán a primera hora para ver cómo sigue todo.

Foto: AFP

La lluvia y por ende la postergación también generó descontento por parte de la Superliga. Vélez-San Lorenzo y Huracán-Godoy Cruz se iban a jugar el domingo, pero por la final histórica ya se cancelaron. Independiente recibe a Belgrano pero es muy probable que no se pueda disputar, la cercanía de los estadios preocupa a los encargados del operativo de seguridad.

La lluvia generó grandes lagunas en el campo de juego. El árbitro Roberto Tobar y sus asistentes caminaron por el terreno y nos mostraron que la pelota ni siquiera picaba. A su vez, Angelici, D'onofrio, Tapia y quienes tuvieron la posibilidad de pisar la cancha se mostraron conformes y respaldaron la decisión. Para la alegría del fútbol esperemos que la lluvia quiera y mañana se ponga a rodar el balón.

Foto: AFP

Patricio Pudenti Pasini - Futbolargentino.com

Relacionados