Futbolargentino.com Buenos Aires Viernes, 23 / Nov / 2018

River vs Boca: Reivindicar el fútbol femenino y vivir el Superclásico, compatibles

Algunas de sus jugadoras confiesan que no está reñido disfrutar de este River Plate-Boca Juniors con reclamar más atención para ellas.

River vs Boca: las chicas del fútbol femenino piden más atención
Selección Argentina (Foto: Twitter)

Las últimas dos semanas albergaron dos momentos clave para el fútbol argentino: el superclásico de la final de Libertadores y el pase al Mundial de la selección femenina, y algunas de sus jugadoras confiesan que no está reñido disfrutar de este River Plate-Boca Juniors con reclamar más atención para ellas.

Yamila Rodríguez, de 20 años y jugadora de Boca Juniors, llegó a Buenos Aires en 2015 desde su provincia, Misiones, para hacer una prueba con el club Xeneize. Quedó seleccionada y de ahí hasta la Albiceleste y la clasificación al Mundial pasaron solo tres años.

Ella, que juega en el equipo de sus amores pero su sueño es llegar a la Liga española, apunta a que es compatible alentar en el Superclásico y señalar el machismo del fútbol de su país. "¿Quién no va a quedar loco por un clásico? ¡Yo quedo loca! Pero hay que dar cuenta del machismo que hay en sí", dijo a Efe la futbolista, que verá el partido en un bar con la esperanza de que Boca se lleve el título.

"Yo soy de Boca. Mañana vamos a salir campeón, pero nosotras también tenemos un clásico dentro de poco y no va a haber la gente que hay este sábado porque somos mujeres", añadió. Del River-Boca femenino que se jugará dentro de dos semanas y para el que todavía no hay sede, ya que puede ser tanto en el Monumental como en la sede de entrenamiento del club Millonario.

Rodríguez dejó el mensaje abierto: "sería una locura que en el próximo clásico nuestro hubiese tanta gente (como en la final de la Libertadores) en la cancha de River".

"Espero que la gente que vaya vea un lindo partido. Ellas trabajan para ganar y nosotras también", dijo Micaela Cabrera, de 21 años, compañera de Yamila Rodríguez en Boca Juniors y la selección. Según ella, "falta mucho" para que su River-Boca logre la atención que se le presta al de este sábado, pero insiste en que ellas deben concentrarse en sí mismas.

"Quizás sí hay un poco de machismo, pero nosotras trabajamos por nosotras porque queremos crecer", apuntó. Cabrera cree que hay que mirar "las cosas positivas" que les sucedieron esta semana pasada, cuando entraron en varios programas de televisión y sus partidos de la repesca para el Mundial ante Panamá fueron televisados.

"Todos van a hablar de esta final como una final del mundo, pero nosotras estamos agradecidas de las pocas personas que nos llamaron, eso se valora mucho", manifestó. Después, pide un mayor compromiso por parte de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) para dar el impulso hacia el profesionalismo, porque multitud de jugadoras tiene un segundo trabajo, entre ellas "la mayoría" de las futbolistas de Boca, según Cabrera.

"La AFA es la que primero tendría que hablar y poner la plata en los clubes y decir 'esta plata va para el femenino'", expresó la jugadora de Boca, que surgió en Independiente. Rodríguez y Cabrera son dos de las heroínas que consiguieron el pase al Mundial de Francia 2019, la tercera vez que el combinado del país austral alcanza la mayor competición femenina de naciones.

Para Rodríguez, formar parte de ese equipo durante estas dos semanas "no tiene explicación". Unas 18.000 personas coparon el estadio de Arsenal una noche en la que las mujeres reclamaron espacio ante el patriarcado futbolístico.

"Fue historia acá, pensé que no se iba a llenar el estadio y ver a la hermosa gente alentándonos fue una alegría. Fue un orgullo ver a mi mamá en la tribuna", recordó. Su generación vivió el momento más negro del fútbol femenino argentino, cuando la selección dejó de entrenarse por dos años y se declaró en huelga por falta de dinero y atención de los directivos de la AFA, que entonces atravesaba una crisis institucional.

Cabrera, quien empezó a patear una pelota con cinco años, aún no se cree que 16 años después haya alcanzado el Mundial con la celeste y blanca, "lo más lindo que podés vestir". "Es algo que no se puede creer, de niña lo soñás y nunca te imaginás que podía pasar, clasificar al Mundial", afirmó.

Mirá también: Superfinal: Guillermo Barros vs Marcelo Gallardo, duelo de viejos conocidos

Aunque las miradas están puestas en la final de la Libertadores, ellas tienen una nueva oportunidad para mostrarse en junio próximo, aunque para ello necesitan que "todos pongan su granito de arena".