Futbolargentino.com Buenos Aires Viernes, 25 / May / 2018

Champions League: así llegó el sorprendente Liverpool a la final de Europa

El Liverpool sueña con la hazaña y destronar al poderoso Real Madrid de la UEFA Champions League.

El Liverpool tiene en Salah a su principal arma contra el poderío madridista. (FOTO: Internet)
El Liverpool tiene en Salah a su principal arma contra el poderío madridista. (FOTO: Internet)

Tres meses después de su último partido en la Premier League 2016/2017, el Liverpool arrancó en Hoffenheim (Alemania) su campaña europea. La fase previa era el precio a pagar por acabar cuarto en liga.

Los de Jürgen Klopp evitaron a Nápoles, Sevilla y Sporting de Lisboa, pero el sorteo les deparó un rival, a priori, complicado, como era el equipo de Julian Nagelsmann, uno de los técnicos más prometedores del viejo continente.

Pese a que la temporada acababa de arrancar en Inglaterra -tres días antes empataron 3-3 con el Watford en la primera jornada de la Premier 2017/2018-, el Liverpool solventó sin excesivas dificultades la eliminatoria con el Hoffenheim.

El 1-2 de la ida, con goles de Alexander-Arnold y Nordtveit en propia portería, allanó el camino en la vuelta: 4-2 (dos de Emre Can, uno de Salah y otro de Firmino) para llevarse el billete a la Champions por un marcador global de 6-3.

Aferrados a su tridente ofensivo, la llamada 'MSF' -Mané, Salah, Firmino-, se rehicieron tras un comienzo frustrante en la fase de grupos, con dos empates imprevistos en las primeras dos jornadas, y acabaron liderando el Grupo E con 12 puntos, tres más que el Sevilla, seis más que el Spartak de Moscú y nueve por encima del modesto Maribor.

En su camino hacia octavos de final, los 'Reds' olvidaron el 2-2 inicial en Anfield con el Sevilla y el 1-1 ante el Spartak en Moscú en la jornada 2 para ir acumulando goleadas y plantarse en la siguiente ronda con un histórico balance de 23 tantos a favor y seis en contra.

El único que resistió a los 'Reds' fue el Sevilla, que, en un partido histórico, remontó tres goles en la segunda mitad en el Sánchez Pizjuán para acabar llevándose un valioso punto. Por el camino, dos contundentes victorias por siete goles (0-7 al Maribor y 7-0 al Spartak) y otra por tres (3-0 en Anfield al Maribor).

El Oporto fue su rival en octavos, fase que afrontaron sin uno de su baluartes en la fase de grupos: el brasileño Philippe Coutinho, quien dejó Anfield en enero con destino al Barcelona.

'No Coutinho, no problem'. Los 'Reds' dejaron su pase a cuartos de final encarrilado con un triunfo de mérito en Do Dragao por 0-5. Mané, con tres goles, y Salah y Firmino, con uno cada uno, firmaron una goleada de excepción en Portugal e hicieron olvidar a Coutinho.

Klopp aprovechó el partido de vuelta para repartir minutos entre los menos habituales y, en un choque sin excesiva pasión, Liverpool y Oporto firmaron un triste empate 0-0.

El sorteo de cuartos deparó una eliminatoria puramente inglesa: Liverpool-Manchester City, lo que garantizaba un equipo de la Premier League en semifinales.

El favorito para todos era el City de Pep Guardiola, dominador absoluto del campeonato doméstico y equipo que había brillado en la Liga de Campeones. Sin embargo, enfrente tenía a unos 'Reds' que, hasta el momento, habían sido el único club capaz de quitarle el invicto en la Premier a los celestes de Manchester.
Un contundente 3-0 en la ida -Salah abrió la lata y luego se sumaron Oxlade-Chamberlain y Mané-, en un duelo en el que el City fue totalmente anulado, y un 1-2 en la vuelta -Salah y Firmino cancelaron el tanto de Gabriel Jesús- metieron, por un marcador global de 5-1, a los 'Reds' en sus primeras semifinales de la máxima competición continental en 10 años.

Sólo la Roma, el conjunto, por nombre, más débil de los cuatro en semifinales, se ponía en el camino del Liverpool hacia la final de Kiev.

Un doblete de Salah, otro de Firmino y un gol Mané le dieron a los pupilos de Klopp una contundente victoria que, aunque se empañó ligeramente con los tantos a última hora de Dzeko y Perotti, los dejaba a un pasito de Kiev (5-2).

El partido de vuelta apenas tuvo historia después de que primero Mané y más tarde Wijnaldum cancelaron el gol inicial de Milner en propia portería que dio alas a los romanos. No hubo lugar para la sorpresa en el Stadio Olimpico y, pese a caer por 4-2, los ingleses se metieron en la final por un global de 7-6.

Ahora, nueve meses después de arrancar en Hoffenheim su campaña europea, el Liverpool ha ido superando rivales hasta plantarse en la final de Kiev, donde frente al Real Madrid intentará volver a reinar en la Champions League y levantar su sexto título continental.

Te puede interesar: Mohamed Salah: "Jugar la final de la Champions es un sueño"

EFE