Futbolargentino.com Buenos Aires Martes, 12 / Nov / 2019

El discurso completo de Manu Ginóbili para Tony Parker en el homenaje de San Antonio Spurs

El bahiense le dedicó unas emotivas palabras al francés y remarcó que en Parker encontró un respaldo para salir adelante.

San Antonio Spurs le brindó un homenaje a Tony Parker y uno de los grandes invitados fue el argentino Emanuel Ginóbili
San Antonio Spurs le brindó un homenaje a Tony Parker y uno de los grandes invitados fue el argentino Emanuel Ginóbili

San Antonio Spurs le brindó un homenaje a Tony Parker y uno de los grandes invitados fue el argentino Emanuel Ginóbili. El bahiense le dedicó unas emotivas palabras al francés y remarcó que en Parker encontró un respaldo para salir adelante.

La franquicia texana retiró la camiseta número 9 usó Parker durante los 17 años que jugó. Así, el Big Three de San Antonio ya tiene sus jerseys en lo más alto del estadio, junto a otras leyendas.

Así como en la despedida de Ginóbili se multiplicó el #GraciasManu, anoche fue #MercyTony, lo que expresó la franquicia que disfrutó del talento francés por casi 16 temporadas.

El discurso del argentino: 

Tony Parker fue muy importante para mi carrera, como sabrán, de muchas maneras.

No voy a hablar de lo que todos saben: la forma en la que me dio campeonatos, siempre me dejó en buenas posiciones, penetraba, juntaba rivales y pasaba la pelota para un tiro abierto. Tampoco voy a hablar de lo que pocos saben: después de los tiempos muertos, tiros libres, me daba un abrazo y me preguntaba '¿necesitás algo?¿en qué te puedo ayudar?, te necesitamos'. Fueron momentos muy importantes, en etapas tempranas de mi carrera.

Pero quiero hablar sobre algo que pasó hace como cien años, en mi temporada de rookie. Llegué lleno de dudas, sin certezas, no sabía qué podría hacer. Allá, lejos y hace tiempo, incluso tenía un compañero que no pensaba que yo pudiera hacer siquiera algo (mirada cómplice a Duncan). Hace mucho tiempo tenía un entrenador que pensaba que yo estaba loco, que era una causa perdida; ni siquiera recuerdo el nombre de ese entrenador, fue hace mucho tiempo (más risas).

¿Pero saben qué? Tenía un base que sí creía en mí. ¡De verdad! Desde el primer día, su optimismo y confianza me sacaron adelante. Me decía: 'Vas a mejorar, vamos a ser una buena dupla, vas a ser el mejor jugador FIBA, uno de los mejores escoltas de la NBA'. ¡Era emocionante! No sabía qué podía hacer yo, y verlo a él me daba confianza. Yo tenía 25 años, Tony tenía apenas 20, pero el experimentado era él. Me apoyé mucho en él, sobre todo al inicio. Necesitaba un aliado. Y tener a un base como aliado es una buena decisión, ¡gracias también por eso!

Pasamos por mucho. Tuvimos triunfos fantásticos, vivimos grandes momentos, vivimos muy malos momentos también, derrotas dolorosas. Tuvimos sesiones de video muy ásperas: la tuviste difícil; yo también, pero no tanto como vos. Siempre agradezco que, uno detrás del otro, nos mantuvimos juntos, fuertes. Compartir la cancha 15 años con vos, de la manera en que lo hicimos, fue grandioso.

Por último, 15 años juntos, más de 1.000 partidos, muchos triunfos y varias derrotas, cientos de conversaciones después de cenar, en el fondo del micro, y ni siquiera tuvimos una sola discusión. Estaba tratando de recordar si tuvimos alguna; ni una.
Como dije hace ocho meses, cuando estuve en este mismo lugar: ha sido un verdadero placer, amigo. Te deseo lo mejor en lo que viene. Gracias por todo.

Redacción deportes - Futbolargentino.com