Futbolargentino.com Buenos Aires Martes, 11 / Dic / 2018

[PERFIL] Lucho González, con 37 años, es 'el capo' de Paranaense

A pocas horas del partido definitivo de Copa Sudamericana ante Junior de Barranquilla, González sueña con otro título continental.

Lucho González en el entrenamiento de Paranaense. Foto: AFP
Lucho González en el entrenamiento de Paranaense. Foto: AFP

El argentino Luis 'Lucho' González es, a sus 37 años, el referente del Atlético Paranaense, el club brasileño que el miércoles 13 de diciembre busca conquistar la Copa Sudamericana, su primer título internacional.

Paranaense necesita de una victoria a expensas del Júnior de Barranquilla para quedarse con el título de la edición 17 de la Copa Sudamericana.

En el partido de ida la formación de Curitiba sacó un 1-1 de Barranquilla.

Lucho González entrena con sus compañeros de Paranaense previo al partido ante Junior. Foto: AFP

El título coronaría un año en que González comenzó fuera de los planes del 'Furacao' (Huracán) y terminó como referencia.

'El Comandante', como se conoce al centrocampista argentino, llegó al club paranaense a mediados de la temporada de 2016 y sólo anotó seis goles en 59 partidos jugados hasta diciembre del año pasado.

Los registros pusieron en duda su renovación y el equipo llegó a insinuar que rescindiría el contrato al finalizar 2017.

Tras un fin de temporada incierto, 'Lucho', nacido en Buenos Aires en 1981, se presentó al equipo de Curitiba en febrero de 2018 y la temporada se ha mostrado para él como una segunda juventud.

Lucho González entrena con sus compañeros de Paranaense previo al partido ante Junior. Foto: AFP

La cereza del pastel sería la conquista del primer título internacional en un club que tiene 94 años de fundado.

Diciembre de 2017 fue especialmente difícil para el volante, campeón olímpico con la selección celeste en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, ya que a su incertidumbre laboral se sumó una denuncia de su exmujer, la portuguesa Andreia Marques, que le acusó de haber intentado asesinarla, un proceso judicial que sigue abierto.

González desmintió en todo momento la versión de la madre de sus hijos a quien el futbolista dijo que lejos de intentar matarla evitó su suicidio, una versión apoyada públicamente desde la junta directiva del Atlético Paranaense.

El argentino se formó como futbolista en las divisiones inferiores del porteño Atlético Huracán, donde jugó durante 2 años en el primer equipo, para luego ser transferido al River Plate donde engrandeció su figura.

Tras su paso por el conjunto millonario, 'el Comandante' dio el salto al fútbol europeo. El Oporto le fichó en 2005. Con los dragones conquistó tres títulos consecutivos de la Liga portuguesa.

En 2009 el Olympique de Marsella hizo su mayor desembolso hasta la fecha y, por 18 millones de euros, adquirió al volante argentino que ganó la liga francesa en 2010 y dos Copas de Francia.

Tras su periplo por Europa y un fugaz paso por Catar, González volvió a Argentina para enrolarse con River. Fue campeón de la Copa Libertadores en 2015.

Superado el periodo de sombras que vivió hace un año y a pesar de haber anotado solo dos goles esta temporada, Lucho, que cuenta con el respaldo del técnico Tiago Nunes, reivindicó su lugar en el Huracán, erigiéndose como figura y ejemplo para sus compañeros más novatos.

"Me gusta que los más jóvenes tengan más responsabilidad y les doy consejos. Algunos deben pensar que soy un viejo aburrido, pero aquí tenemos varios jugadores con mucho futuro", dijo en una entrevista para el portal virtual de su equipo.

Además de en la cita olímpica de 2004, jugó el Mundial de Alemania 2006 y dos ediciones de la Copa América. 

EFE - Futbolargentino.com