Francia venció en penales a Portugal de Cristiano Ronaldo y avanzó a las semifinales de la Eurocopa 2024

Tras el 0-0 en los 120 minutos, Francia venció en penales a Portugal y clasificó a las semifinales de la Eurocopa 2024.

Tras el 0-0 en los 120 minutos, Francia venció en penales a Portugal y clasificó a las semifinales de la Eurocopa 2024.

Inédito durante casi toda la Eurocopa y criticado en su única actuación en el último partido de la fase de grupos, Joao Félix, con un lanzamiento al palo en la tanda de penaltis, sostuvo la mediocridad de Francia, que superó a Portugal tras culminar otro partido sin goles para citarse con España en las semifinales de la Eurocopa.

Mala suerte para Joao Félix. No es su año. El jugador del Barcelona cedido por el Atlético de Madrid acabó la temporada de la peor manera posible, errando un penalti que dejó fuera a su país, que soñó con otra aparición de Diogo Costa, como unos días antes, para pasar a la siguiente fase con las manos de su portero. Sin embargo, no hubo suerte y Francia, que acertó en todos sus lanzamientos (Dembélé, Fofana, Koundé, Barcola y Theo Hernández), se mantiene en pie sin marcar un gol de jugada en todo el torneo.

La realidad es que Portugal fue eliminada por un rival que ha perdido su identidad por el camino, errática, sombría, aburrida, previsible y sin aportar casi nada a lo largo de la Eurocopa, Francia se encontró ante una nueva oportunidad para demostrar que el proyecto de Didier Deschamps no se apaga poco a poco. Parece que ha pasado un mundo desde la final perdida ante Argentina en el Mundial de Catar 2022; o desde la victoria en Rusia 2018; pero prácticamente fue antes de ayer y los visibles signos de cansancio del combinado galo volvieron a salir a la luz frente a Portugal.

Deschamps dio una oportunidad a Eduardo Camavinga en el centro del campo por la ausencia obligada del sancionado Rabiot. También se cansó de la falta de gol de Thuram y en su once apareció Kolo Muani, el "héroe" ante Bélgica, derrotada 1-0 en octavos con un gol en propia meta de Vertonghen tras un churro de remate del jugador del París Saint-Germain.

Portugal, aunque hasta cuartos de final sobrevivía con cierto aroma anárquico y pese a la alarmante falta de gol del incansable Cristiano Ronaldo, por lo menos propone algo. O, como mínimo lo intenta. Y, Roberto Martínez, con el mismo equipo que doblegó a Eslovenia salió a por todas insistiendo a sus jugadores en dar la pelota a Rafael Leao que es, sin duda, el hombre más desequilibrante de todo el conjunto luso. Koundé vivió un calvario durante la primera parte y se llevó unas cuantas gambetas del zurdo de Portugal, a quien, sin embargo, le faltó cerrar bien sus internadas con el pase final, el decisivo que nunca llegó y que desesperaba a Cristiano.

¿Y Mbappé? El duelo se planteó como un choque toal entre el jugador del Real Madrid y Cristiano. Entre un pasado de gloria y un presente arruinado por una máscara. La fractura nasal que sufrió el atacante del Real Madrid el primer día ha marcado toda su Eurocopa. Se le ve realmente molesto. No es el mismo y contra Portugal, en el acto inicial, apenas firmó una de sus arrancadas con un centro envenenado que despejó Diogo Costa. No hizo nada más que suspirar desesperado entre la falta de creatividad de Francia, también mermada por la 'ausencia' de Griezmann. Sin sus dos mayores valores, al equipo de Deschamps sólo le quedó intentarlo desde lejos, con un zurdazo de Theo Hernández que salvó fácil Diogo Costa.

Ese fue todo el bagaje ofensivo de dos equipos que sacaron a relucir sus carencias durante la primera parte: Francia, en su línea del torneo, impotente y carente de ideas en los últimos metros; Portugal, con ese 'quiero y no puedo' que le ha caracterizado durante los cuatro partidos que ha disputado y en los que en ocasiones ha vivido en el alambre. Pero estaba bien, nada había pasado y eso era mucho para dos selecciones con muchas carencias.

El paso por la caseta trajo algo de aire a Francia. Por lo menos en los primeros compases del segundo acto, en los que Griezmann y Mbappé se reactivaron con un disparo del segundo que atrapó fácil Diogo Costa. Pero fue un espejismo, porque enseguida Francia se instaló en la monotonía y además Mbappé se llevó un balonazo en la nariz de Bernardo Silva que terminó de desquiciar a la estrella del equipo de Deschamps.

Ahí se acabaron las bromas. Portugal, ahora sí, con media hora por delante, se cansó de tanta especulación y se fue a por el partido. Desde los costados, con Cancelo, Leao y Bernardo Silva, comenzó a desequilibrar y a generar peligro con mucha velocidad. Así llegó la primera gran ocasión de verdad, un remate raso cruzado de Bruno Fernandes que salvó con una manopla espectacular Maignan, después de nuevo sostén de Francia tras despejar con el pecho un disparo de Vitinha desde cerca del punto de penalti.

Aún así, en medio de ese pequeño asedio de Portugal, Francia pudo llevarse otro premio injusto a su rancia propuesta con dos ocasiones seguidas que coincidieron con la salida de Griezmann del terreno de juego por Dembélé: Kolo Muani, ante Diogo Costa, ya celebraba el gol cuando apareció la bota providencial de Rúben Dias para despejar la pelota. Después, fue Camavinga quien no resolvió ante el guardameta luso porque cruzó en exceso su disparo.

Esos arrebatos, entre los minutos 63 y 70, concluyeron con el regreso a la casilla inicial, es decir, la vuelta a la nada y el irremediable camino hacia la prórroga, en la que Cristiano pudo cerrar el partido, pero mandó a las nubes un pase de la muerte de Francisco Conceiçao. Por el camino se fue Mbappé, no aguantó hasta el final y fue la última noticia antes del fallo de Joao Félix, que sostuvo la mediocridad de un equipo que no juega a nada y aspira a todo.

PREVIA

Entre la memoria del éxito o del fracaso que despierta la final de 2016, Francia y Portugal se enfrentan este viernes en un desafío total en los cuartos de final de la Eurocopa 2024, favorito contra favorito, con el duelo de los duelos del torneo: Cristiano Ronaldo frente a Kylian Mbappé.

Es la última ocasión para el astro luso, ante su despedida de la Eurocopa en Alemania, con el objetivo único de ser campeón a sus 39 años. Ya lo fue en París, en aquella final de 2016. No hay términos medios ni para él ni para Portugal. Tampoco para Francia ni para su estrella, ante su segunda oportunidad, aún presente el penalti que falló en la última eliminación de su equipo en la edición anterior, en los octavos de final ante Suiza.

Mbappé contra 'su' invencible Cristiano Ronaldo; enfrentados ante el gol y ante dos estupendos guardametas, Mike Maignan y Diogo Costa, dentro de la secuencia de duelos colectivos e individuales por todo el terreno, en cada línea, de alto voltaje y suma importancia. Cada detalle cuenta entre dos conjuntos tan preparados.

La vertiginosa banda izquierda Nuno Mendes-Rafael Leao contra el momento de Julen Kounde y la destreza global de Antoine Griezmann. O el fútbol de Bruno Fernandes y Vitinha, su agilidad, su visión, su creación, contra la fuerza de Aurelien Tchouameni, la omnipresencia de N’Golo Kante y la titularidad, quizá, de Eduardo Camavinga, que opta al hueco que deja la sanción de Adrien Rabiot.

El desborde de Mbappé contra Joao Cancelo. El ingenio de Bernardo Silva contra la velocidad de Theo Hernández, advertido por cómo le buscó la espalda Yannick Carrasco con Bélgica el pasado lunes. La jerarquía de Pepe y Rubén Dias contra Marcus Thuram… Y, otra vez, Mbappé. Y el momento de William Saliba y Dayot Upamecano contra la ambición de Cristiano Ronaldo.

No hay futuro en la Eurocopa 2024 ni consuelo para el perdedor del choque en el Volksparkstadion de Hamburgo, el centro del mundo del fútbol por un día para someter a una prueba de fuego, exhaustiva, imprescindible, a los dos mejores equipos del presente continental, más por nombres y por apariencia que por desempeño en Alemania 2024, por donde circulan entre más dudas que certezas.

Bien podría haber sido una final, pero hoy es ‘sólo’ un cuarto, porque Francia trastabilló en la primera fase, empatada por Polonia y Países Bajos y ganadora por la mínima frente a Austria, primero, y Bélgica, ya en octavos de final, después. Sigue en liza en una versión distante de su mejor aspecto. Y eso la traslada a un lugar todavía más amenazante por su capacidad, por esa presunción de que en algún momento despertará.

Portugal sí fue primera de grupo. Dentro de la previsión más acorde a su nivel. Pero tampoco convence. El 0-3 a Turquía fue lo mejor que ha hecho en esta edición del torneo. Derrotada por Georgia después, en octavos estuvo al límite frente a Eslovenia, hasta la irrupción de Diogo Costa, salvador antes y en los penaltis.

El déficit está en ataque. Es evidente en Francia, que remató 69 veces para acertar tan solo en una por méritos propios (de penalti de Kylian Mbappé). Los otros dos goles fueron en propia puerta. Ya nadie esconde la preocupación en el equipo galo, inicialmente conforme con crear ocasiones, pero ya alertado porque la tremenda ineficacia, personificada en su línea más potente de todas, liderada por Mbappé, es un lastre en la actualidad.

El único gol del nuevo delantero del Real Madid, condicionada su visión periférica por la máscara desde la fractura de nariz que se produjo ante Austria, causa estrés en Francia. También su inconstancia ante Bélgica. Lo necesita el conjunto galo para ser capaz de todo. De sus últimas 21 victorias, él fue decisivo en 15.

Pero no es solo él. También es Antoine Griezmann, desdibujado, goleador tan solo dos veces en sus últimos 32 choques con el equipo ‘bleu’, ni tan jugador total ni tan definitivo como se intuía en esta Eurocopa. Él sintió la frustración de aquella final perdida en 2016 contra Portugal en París. Tiene una revancha pendiente.

Tampoco Portugal se siente a su altura en el ataque. Mientras Cristiano Ronaldo insiste en el gol, con 20 remates aún sin solución, por primera vez en una fase final de una gran competición sin un solo tanto a estas alturas (ha jugado cinco Mundiales y seis Eurocopas, incluida la actual), su equipo atraviesa ya cuatro horas de juego sin batir la portería contraria, desde la asistencia de CR7 a Bruno Fernandes en el 0-3 a Turquía. La defensa, en contraste, es el motor de Francia y Portugal en esta Eurocopa.

La base sobre la que se construye hoy su alcance en la Eurocopa 2024, con Francia solidificada en torno a Mike Maignan, con un único gol en contra -de penalti, al segundo lanzamiento de Robert Lewandowski-. Los goles esperados predecían 3,3 tantos en contra. Él los ha reducido en la realidad a nada mas uno. Lo protegen Dayot Upamecano y William Saliba como centrales, el realzado Jules Koundé y Theo Hernández por los laterales, pero la estructura va mucho más allá, sobre todo fortalecida en su medio campo.

Ahí reside la incógnita del once de Didier Deschamps, que no cambiará nada de su línea de atrás, pero debe alterar el medio campo que había consolidado por la baja por sanción de Adrien Rabiot. Fijos Aurelien Tchouameni, imponente en la contención e incluso muy activo en el remate, y N’Golo Kanté, debe decidir el tercer elemento, con todas las miradas directas a Eduardo Camavinga.

Hay mas posibilidades (Yousouff Fofana o la inclusión de Antoine Griezmann en el medio, como ante Austria), pero el centrocampista del Real Madrid aparece como la más probable, con Griezmann como enlace o en la banda derecha del ataque junto a Kylian Mbappé y quizá Marcus Thuram, que tampoco ha marcado aún ningún gol en esta Eurocopa. Ousmane Dembele, la otra opción, repetiría como suplente por segundo encuentro seguido.

En Portugal no hay bajas para Roberto Martínez, que, salvo giro, apostará por el mismo once tipo que manejó en la segunda y la cuarta cita del torneo.

Cristiano Ronaldo será la referencia arriba, con Rafael Leao y Bernardo Silva por los extremos, con Bruno Fernandes, Joao Palhinha (rumbo al Bayern Múnich) y Vitinha en el centro del campo y con la defensa formada por Joao Cancelo, Rubén Dias, Pepe y Nuno Mendes. En la portería, su último héroe: Diogo Costa.

Probable formación de Portugal vs. Francia, por la Eurocopa

Diogo Costa; João Cancelo, Rúben Dias, Pepe, Nuno Mendes; Bruno Fernandes, João Palhinha, Vitinha; Bernardo Silva, Cristiano Ronaldo y Rafael Leão. DT: Roberto Martí­nez.

Probable formación de Francia vs. Portugal, por la Eurocopa

Mike Maignan; Jules Koundé, Dayot Upamecano, William Saliba, Theo Hernández; N'Golo Kanté, Aurélien Tchouaméni, Adrien Rabiot; Antoine Griezmann, Marcus Thuram y Kylian Mbappé. DT: Didier Deschamps.

Datos del partido entre Portugal vs. Francia, por la Eurocopa

  • Hora: 16
  • TV: ESPN
  • Árbitro: Michael Oliver (ING)
  • VAR: Pol van Boekel (NED)
  • Estadio: Volksparkstadion, Hamburgo

Artículos Relacionados

+ Artículos

Lo más leído en la Selección

Lo más leído en futbolargentino.com