La Chile de Sampaoli con dudas y errores en la defensa

La doble jornada de amistosos dejó un manto de dudas en la selección de Chile, angustiada por las pifias en defensa y confundida por la escasa conexión entre Alexis Sánchez y Arturo Vidal.

Mié, 15 / Oct / 2014 6:24 pm

SÍGUENOS EN:

Google News
El jugador de la selección chilena de fútbol Claudio Bravo (d) habla con el director técnico del equipo, Jorge Sampaoli. Foto: EFE

El jugador de la selección chilena de fútbol Claudio Bravo (d) habla con el director técnico del equipo, Jorge Sampaoli. Foto: EFE

Mié, 15 / Oct / 2014 6:24 pm

La doble jornada de amistosos dejó un manto de dudas en la selección de Chile, angustiada por las pifias en defensa y confundida por la escasa conexión entre Alexis Sánchez y Arturo Vidal.

A juzgar por los resultados, el balance no fue tan negativo. Chile le ganó a Perú (3-0) en Valparaíso y empató a dos con Bolivia en la ciudad de Coquimbo.

Pero más allá de los números, las actuaciones de La Roja dejaron más preguntas que respuestas a ocho meses de la Copa América que Chile organizará en junio de 2015.

Los muchachos de Jorge Sampaoli cumplieron y convencieron ante los peruanos, un equipo desahuciado y sin brillo, que deberá trabajar a destajo para plantar cara a las reforzadas selecciones latinoamericanas.

Pero sus carencias salieron a flote en el choque contra Bolivia, que bajo la guía de Mauricio Soria jugó con descaro y sin miedo. Chile empató sobre la hora con un penalti que el árbitro se inventó y que Arturo Vidal mandó al fondo de la red. Un gol que, principalmente, sirvió para evitar el bochorno y maquillar el resultado.

Uno de los aspectos más llamativos en ambos duelos fueron los errores en la zaga. Frente a Perú, un disparate de José Rojas casi le cuesta un gol a Chile, pero André Carrillo disparó a las nubes.

Y contra los bolivianos, los dos goles que Chile encajó estuvieron precedidos de sendos errores defensivos.

En el primero, Gary Medel erró un pase hacia atrás que dejó a Carlos Saucedo solo frente al gol, que celebró "nadando" sobre el césped, en una representación del sueño boliviano de acceder al mar, y en el segundo tanto, Mauricio Isla resbaló en el momento menos oportuno y dejó que el mismo Saucedo se acomodara el balón a placer para fusilar al arquero.

Otro foco de conflicto que dejan estos dos amistosos es la posición y el papel en el equipo de Alexis Sánchez.

En el Mundial de Brasil llamaron la atención los movimientos del jugador del Arsenal, que de manera reiterada retrocedía al centro del campo para tomar la batuta del juego y dar el último pase.

Sampaoli defendió entonces la libertad de movimiento de su pupilo y Alexis respondió con deliciosos pases de gol a Eduardo Vargas, aunque algunos advirtieron que la nueva ubicación del 'Niño Maravilla' taponaba la medular y restaba protagonismo a Arturo Vidal, otro de los pesos pesados de La Roja.

Alexis ha seguido desde entonces bajando a buscar el balón a un sector que teóricamente no es el suyo. Contra Perú asistió a Vargas en el primer gol y protagonizó algún eslalon notable para regocijo de la hinchada.

Pero frente a Bolivia se estrelló una y otra vez con el muro defensivo rival y perdió muchos balones, ofuscado y excesivamente individualista.

Vidal le llamó la atención y le pidió en varias ocasiones que adelantara su posición. Alexis no se amilanó y el choque de trenes entre las dos grandes estrellas de Chile fue evidente.

Al final del partido, Alexis, poco amigo de los micrófonos, explicó que baja al medio del campo porque se "desespera" al ver que no le llega el balón.

Y aseguró además que echa de menos a compañeros como Jorge Valdivia, Matías Fernández o David Pizarro, capaces de dar juego y meter buenos pases a los arietes.

Las palabras de Alexis se pueden interpretar como un mensaje a Sampaoli, que en los últimos tiempos ha descartado a esos tres jugadores para La Roja, y como una crítica velada a Vidal.

Otro asunto que queda en el aire después de la doble jornada de amistosos es la búsqueda de alternativas en el plantel de cara a la Copa América.

Sampaoli ha avisado de que la base del equipo será la misma que en el Mundial de Brasil porque la mayoría de jugadores aún son jóvenes, pero ha reconocido que busca nombres nuevos para completar la plantilla.

Pero el argentino ha dado escasas oportunidades para que nuevas caras puedan ganarse un puesto en el equipo. El ariete Angelo Henríquez, que aspira a ser el 'nueve', ha disputado los diez minutos finales en ambos partidos.

Pedro Pablo Hernández, media punta del Celta de Vigo español, jugó cuatro minutos en el epílogo del duelo con Bolivia, insuficientes para mostrar su técnica y la capacidad de dar ese último pase que tanto añora Alexis.

En resumen, Sampaoli, que eludió a los periodistas tras el partido con Bolivia, tiene un arduo trabajo para los próximos meses. Debe encontrar la fórmula para mantener el hambre del equipo que ilusionó en Brasil y mantener a raya el atisbo de lucha de egos entre sus dos principales figuras. Gerard Soler. EFE