Liga de Campeones

Real Madrid derrotó 2-0 a Borussia Dortmund y consiguió su décimo quinta Champions League

Con goles de Carvajal y Vinicius, Real Madrid derrotó 2-0 Borussia Dortmund y es el campeón de la Champions League.

Con goles de Carvajal y Vinicius, Real Madrid derrotó 2-0 Borussia Dortmund y es el campeón de la Champions League.

 Explicar el Real Madrid es contar que el hombre que abrió la final, con un gol de cabeza, era el de menor en estatura de los 22 que estaban sobre el terreno de juego. Entender a este club es aceptar que Dani Carvajal, con su 1.73 de altura, fue el que se elevó por encima de los gigantes alemanes para derribar la resistencia del Borussia Dortmund y dar a los Blancos una Decimoquinta Copa de Europa coronada por la sentencia de Vinícius Júnior (0-2).

Fue una final pastosa, extraña, en la que el Borussia dispuso de 45 minutos de tener al Madrid maniatado, para que al final fueran los de Carlo Ancelotti los que, como llevan haciendo toda la vida, se salieran con la suya. Como en esa película de Indiana Jones en la que Harrison Ford es amenazado decenas de veces por una espada, pero a él, con un solo disparo, le basta para ganar la pelea.

Esta vez, el disparo fue un vuelo aéreo de Carvajal. Un vuelo hacia la unión con Paco Gento, en el club de las seis Copas de Europa. Un vuelo que desactivó la terrible primera parte de los blancos.

La caraja del Madrid en los primeros 45 minutos fue descomunal. Salió a tener el balón, pero no a jugar el partido. La bola iba de lado a lado en sus dominios, pero era el Borussia el que sabía lo que tenía que hacer.

El desprecio de los alemanes a la pelota tenía un sentido, su partido pasaba por aprovechar la velocidad, los espacios y a sus extremos, que hicieron añicos, a través de Karim Adeyemi, los primeros 45 minutos de Carvajal.

El hombre de las seis finales, el único que ha estado presente en todas desde Lisboa, hizo aguas ante el talentoso jugador alemán, que se quedó solo contra Courtois en un balón al espacio de Hummels. Con todo el tiempo del mundo y una ventaja sideral respecto a la línea defensiva y respecto a Courtois, Adeyemi declinó el disparo y optó por rodear al arquero, con un toque rudo y nervioso que hizo que la pelota se marchara de ángulo y arruinara su momento de gloria.

No fue una jugada aislada, al error de Adeyemi le siguió un tiro al palo de Füllkrug, bien achicado por Courtois, y dos manos del belga, a Sabitzer y a Adeyemi. El Madrid salvó en la primera parte una estadística de Goles Esperados (xG), de 1,7, una locura, digna del duende del catorce veces campeón.

Ante esos 45 minutos tétricos del Madrid, sólo se podía esperar una mejoría. Ir a peor, o mantenerse en la misma línea, hubiera significado despedirse de la 'Orejona'.

Y si algo tiene el Madrid es una resiliencia histórica para sostenerse en el alambre, para sobrevivir en la irregularidad.

La segunda parte ya tuvo un aroma distinto cuando Carvajal apareció desde atrás para estrellar en la defensa una volea. Fue un primer aviso, al que siguió un paradón de Kobel a falta de Kroos.

El Madrid, poco a poco, pero con sus clásicos 'infartitos', como fue una parada de Courtois a cabezazo de Füllkrug, estaba en el partido. Había aterrizado justo a tiempo, sin prisa, cocinando el partido a fuego lento.

Nacho dijo en la previa que preferían empezar ganando, sin remontar, pero no dijo nada de no sufrir. Ancelotti sí lo advirtió: "es el partido más peligroso".

Y ese miedo, peligro, preocupación y nervios que atenaza al cuerpo nada más acaba de sonar el himno de la Champions y se enfrenta al muro amarillo del Borussia Dortmund, lo vio desvanecerse Dani Carvajal cuando atacó el primer palo, en un córner de Kroos. El canterano, el hombre de la primera piedra en la nueva ciudad deportiva, fue el hombre que desatascó la noche.

El miedo, ese que muchas veces viene decantado por la suerte y por la mano con la que comiences la partida, pasó de bando. La presión, sobre los hombros de la Decimoquinta, fue a parar a los inexpertos alemanes, que regalaron el 0-2 y la final.

Maatsen, con una entrega catatrófica atrás, dejó en un dos para uno a Bellingham y Vinícius. El inglés, que había errado el segundo instantes antes, conectó con el brasileño, que en un tiro mordido dio el mordisco definitivo al título.

El decimoquinto en las vitrinas del club más grande de la historia de la Copa de Europa. El que marca el adiós de Kroos, que con el trabajo cumplido se fue señalando el escudo, ese que desde este sábado en Wembley cuenta con un título más.

PREVIA

Muchos de los aficionados que se desplacen este sábado a Wembley nunca habrán visto al Real Madrid perder una final de la Copa de Europa. Muchos de los que sintonicen el partido por televisión no habrían nacido cuando el Alan Kennedy, del Liverpool, aprovechó un fallo de Rafael García Cortés para evitar en 1981 la que hubiera sido la 'Séptima' del Real Madrid.

Muchos no saben lo que es que el Real Madrid pierda una final de 'Champions', porque se han acostumbrado a una hegemonía que traspasa cualquier obstáculo: el favoritismo de la Juventus Turín de Zidane, el mejor Valencia de la historia, el Neverkusen de 2022, el minuto 93 de Lisboa, los penaltis de Milán y los 24 disparos del Liverpool de Jürgen Klopp en 2022.

El Real Madrid es inexpugnable en las finales y este sábado está ante la aparentemente más desnivelada de las últimas décadas. Nunca los 'Blancos' han sido tan favoritas en una cita por la 'Orejona'. El Borussia Dortmund es el equipo por el que nadie hubiera dado un duro a principios de temporada, pero que tras superar un grupo de la muerte con Paris Saint Germain, Newcastle United y Milan, y eliminar al PSV, el Atlético de Madrid y de nuevo a los parisinos, está en la tercera final europea de su historia.

Ejemplos para temblar

Si algo ha enseñado los últimos acontecimientos al Real Madrid es que las finales no están para confiarse. En un espacio de dos semanas, el imbatible Bayer Leverkusen de Xabi Alonso fue goleado en la final de la Liga Europa por el Atalanta, el Manchester City perdió la final de la FA Cup contra el denostado Manchester United de Erik Ten Hag y el Fiorentina cedió su segunda final de Liga Conferencia contra un equipo como el Olympiacos de José Luis Mendilibar que nunca había ganado un título continental.

Todo el viento corre a favor del equipo de Carlo Ancelotti, que ha llegado con el grupo al completo y disponible, a excepción de Andriy Lunin, con gripe, y Aurelien Tchouameni, lesionado desde hace semanas.

El técnico italiano podrá poner un once prácticamente de gala, comandado desde la portería con el héroe de la final de París hace dos años, Thibaut Courtois, que se ha recuperado de dos lesiones graves esta temporada para llegar en forma a la cita clave de Wembley. El belga ha disputado cuatro partidos en la Liga, como preparación, y ha demostrado seguir siendo el arquero más seguro del mundo.

Dani Carvajal, desde el lateral derecho, lidera un grupo de futbolistas que puede sumar este sábado su sexta 'Champions', igualando al mítico Paco Gento, junto a Nacho Fernández, Luka Modric y Toni Kroos, que ganó su primera con el Bayern de Múnich y dirá adiós al fútbol quizás con una última 'Orejona' bajo el brazo.

¿Kross o Reus?

La despedida de Kroos, en uno de los mejores momentos de su carrera, opaca la de Marco Reus en el Dortmund, héroe de los alemanes desde su llegada en 2013, pese a su mala fortuna -se perdió el Mundial de 2014 por lesión- y su maldición con los títulos.

Kroos estará acompañado en el medio por Camavinga, Fede Valverde y Jude Bellingham, estando este último bajo lupa, por el escenario, el rival y la oportunidad de coronar su primer año en el Real Madrid con el trofeo más preciado de todos.

El centrocampista inglés, que ha irrumpido por la puerta grande en Chamartín, dio el salto a la élite con tres temporadas en el Dortmund que cimentaron su estatus de promesa europea. En el Madrid no ha hecho sino seguir confirmando su progresión y mostrar un carácter y una personalidad atípicos para un chico de 20 años. Tras unas pobres semifinales contra el Bayern de Múnich, lastrado por los problemas físicos y el cansancio, Bellingham ha tenido tres semanas para recuperarse y estar a punto. En Wembley, donde ya ha brillado con la selección inglesa, muchas miradas estarán puestas sobre él.

Con Vinícius Júnior y Rodrygo Goes arriba, el Real Madrid se asegura tener a uno de los mejores del mundo, sino el mejor, y que ya sabe lo que es anotar en una final, y a un Rodrygo que es especialista en esta competición.

Inesperada, pero no nueva

Para el Dortmund esta es una final inesperada, pero no así una situación atípica. En 1997, cuando levantaron su primera Copa de Europa, lo hicieron contra un Juventus glorioso, que jugaría tres finales seguidas, con futbolistas como Zidane, Deschamps, Del Piero y Vieri. Nadie esperaba su triunfo, pero en un partido dramático para los italianos, a los que anularon un gol dudoso y se estrellaron dos veces en la madera, los tantos de Riedle y Ricken sirvieron para que los alemanes tengan un título en sus vitrinas.

La sorpresa no se repitió 16 años después, en Wembley, cuando tras apear al Real Madrid en semifinales, el Bayern de Arjen Robben, con un gol en el ocaso del partido, decidió la final alemana.

Este Dortmund, sin las grandes estrellas de aquella época, como Robert Lewandowski, Mario Götze e Ilkay Gündogan, es un equipo entregado al grupo y que superó la fase de grupos gracias a ser el segundo equipo menos goleado de la misma. A partir de ahí, su fiabilidad defensiva se fue al traste y los seis palos que dio el PSG en semifinales, además de los cuatro tantos que le metió el Atlético de Madrid, confirman que es un equipo que ha tapado las carencias atrás con los goles arriba.

Los alemanes han encontrado un filón en la altura de Füllkrug, un delantero de otro tiempo, que ha estado bien rodeado de jugadores rápidos e inteligentes como Adeyemi, Maatsen y Sancho. La velocidad por banda, los centros y el desborde de estos jugadores es el principal peligro de un equipo al que Terzic ha convertido en mejor peleador de eliminatorias que de regularidad. En la Bundesliga, el Dortmund quedó quinto por detrás de Leverkusen, Bayern, Stuttgart y RB Leipzig.

Alineaciones probables

Borussia Dortmund: Kobel; Ryerson, Hummels, Schlotterbeck, Maatsen; Sabitzer, Can; Sancho, Brandt, Adeyemi; Füllkrug.

Real Madrid: Courtois; Carvajal, Rüdiger, Nacho, Mendy; Valverde, Camavinga, Kroos; Bellingham; Rodrygo, Vinícius.

Datos del partido entre Borussia Dortmund y Reald Madrid

  • Árbitro: Slavko Vincic (Eslovenia).
  • Estadio: Wembley (Londres).
  • Hora: 16:00 horas
  • TV: ESPN, Fox Sports

Artículos Relacionados

+ Artículos

Lo más leído en la Selección

Lo más leído en futbolargentino.com