Futbolargentino.com Buenos Aires Martes, 22 / Mar / 2016

Gianluigi Buffon y la carta de la que todo el mundo habla

El guardameta de la Juventus de Italia logró romper un récord más, esta vez logró tener por 974 minutos sin recibir goles en la Liga de Italia.

Gianluigi Buffon y la carta de la que todo el mundo habla

El arquero del Juventus, Gianluigi Buffon, agrandó este domingo su leyenda, al superar el registro de imbatibilidad del milanista Sebastiano Rossi, que en 1993 estuvo 929 minutos sin recibir goles, llegando al histórico récord de 974 tantos.

Acá más información del Fútbol Internacional

Buffon llegó al derbi del estadio Olímpico de Turín tras diez encuentros en los que mantuvo su portería a cero, con los que había superado, jornada tras jornadas, a auténticos símbolos del fútbol italiano, como el "laziale" Luca Marcheggiani, el "genoano" Mario Da Pozzo, llegando hasta el histórico Dino Zoff.

El portero e ídolo de la Juventus escribió una carta en la que relata lo que para él significa el amor que tiene hacia el arco, el balón y el fútbol.

"Tenía 12 años cuando te di la espalda. Renegar de mi pasado para asegurar tu futuro. Fue una elección del corazón. Una elección del instinto. Justo el día en que me detuve a mirarte de frente, sin embargo, empecé a amarte, a protegerte, a ser tu primera y última línea de defensa".

"Me prometí que haría todo lo posible para no abandonar tu resguardo. O para hacerlo lo menos posible. Pero cada ocasión fue dolorosa, tener que darme vuelta para entender que te había desilusionado. Una vez más".

"Siempre hemos sido opuestos y complementarios, como la Luna y el Sol. Obligados a vivir uno al lado del otro, pero sin tocarnos. Compañeros de vida a quienes se niega el contacto".

"Hace más de 25 años juré mis votos: juré protegerte y guardarte. Convertirme en un escudo contra tus enemigos. Siempre he pensado en tu bien, anteponiéndolo al mío. Y cada vez que me di la vuelta para mirarte intenté sostener tu expresión decepcionada con la frente en alto, pero sin perder nunca el sentimiento de culpabilidad".

"Tenía 12 años cuando le di la espalda a la puerta. Y seguiré haciéndolo. Mientras las piernas, la cabeza y el corazón resistan".

No dejes de leer: