Actualización: Jue, 13 / Nov / 2014 4:43 pm
Jueves, 13 / Nov / 2014
Media: 4

Aumentan las víctimas en la escalada de violencia en el fútbol argentino

Archivado en Primera División

Cuatro muertos, más de cincuenta heridos y casi un centenar de detenidos fue el triste saldo que arrojaron cuatro disputas entre barra bravas en la Argentina durante la última semana.

Aumentan las víctimas en la escalada de violencia en el fútbol argentino
La escalada de violencia endémica del fútbol argentino suma víctimas

Sin público visitante en los estadios de todas las categorías desde hace más de un año, los actos de violencia se han trasladado a las calles.

El primer suceso de esta semana, que derivó en un simpatizante de Almirante Brown fallecido, fue el jueves pasado en un cruce entre dos facciones de la misma barra del club que milita en la tercera división del fútbol argentino.

En la víspera de su partido ante Estudiantes de Caseros, los dos grupos se cruzaron casi sin presencia policial, a escasos 600 metros, del estadio con armas de fuego.

Cuatro días más tarde, el lunes por la tarde los simpatizantes de San Telmo y Sportivo Dock Sud, de la cuarta división del fútbol gaucho, se cruzaron en una 'batalla campal' por diez minutos, también con armas y ante la pasividad de la policía.

El saldo del enfrentamiento fue dos hinchas (simpatizantes) de San Telmo fallecidos, ocho heridos y más de 20 detenidos.

Los presidentes de ambas instituciones rechazaron cualquier responsabilidad porque ocurrió en la vía pública y argumentaron desconocer a los protagonistas de semejante hecho de barbarie.

Ayer, en el último episodio violencia en seis días, los protagonistas volvieron a ser dos bandos de la barra brava de Ituzaingó, equipo de la quinta división.

Un automóvil pasó por las inmediaciones del estadio en la víspera del encuentro ante Victoriano Arenas, y al frenar tres personas descendieron y comenzaron a disparar provocando la muerte de una persona.

Luego la policía logró detener a los tres inculpados, pero la otra facción pretendió hacer "justicia por mano propia" derivando en otra batalla en plena vía pública que se extendió por más de diez minutos.

Esta situación de violencia, en este caso de las categorías del fútbol de ascenso, se genera en el marco de un debate público sobre los elevados costos de los operativos policiales y el creciente clima interno de tensión que vive cada club entre sus barras bravas.

Los vínculos con el poder político y la incapacidad de los dirigentes del fútbol argentino para hacer frente a estos violentos genera un clima de incertidumbre sobre la forma de detener esta "verdadera locura", como lo define Sergio Berni, secretario nacional de Seguridad.

El propio jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich, se refirió a esta situación y expresó: "El problema de los barras no es de ahora, es histórico y no tiene que ver con la responsabilidad de un dirigente o de un grupo de dirigentes".

En los últimos diez años, la Asociación del Fútbol Argentino y el Estado Nacional presentaron cuatro propuestas para erradicar la violencia de los estadios.

La última gran apuesta se llamó AFA Plus, que era un carné de identidad para tener constancia de todos los simpatizantes que concurren a cada encuentro.

Sin embargo, este proceso no se completó y su implementación quedó descartada hace un mes.

El derecho de admisión, que supone la penalidad de no poder concurrir a los estadios si se infringe la ley, se cumple a medias y no evita la presencia de los 'barras bravas' en las tribunas.

Asimismo ,la lucha de poder interna en cada club potencia este ambiente de violencia, porque la conducción de cada barra se dirime en las calles; casi en una situación anárquica.

Con elecciones en la Asociación del Fútbol Argentino programadas para octubre del año próximo, para buscar al sucesor formal del fallecido Julio Grondona, erradicar la violencia de los estadios debería ser uno de los temas principales en la plataforma de cada aspirante a ser presidente. Fernando Czyz. EFE

Media: