Actualización: Jue, 13 / Dic / 2018 10:24 pm
Futbolargentino.com Buenos Aires Jue, 13 / Dic / 2018 10:00 pm

Mundial de Clubes, el sueño americano

Los equipos de América sueñan con conseguir el trofeo más importante para ellos, el Mundial de Clubes. Por el otro lado, en los europeos no genera tanta expectativa.

Mundial de Clubes, el sueño americano
Chivas de Guadalajara y River Plate son los representantes de América. Foto: AFP

"Para mí es un sueño hecho realidad disputar este tipo de torneos", afirmó el delantero Alan Pulido, de las Chivas de Guadalajara. Se refiere al Mundial de Clubes, un torneo que acostumbra a tener mayor eco en Latinoamérica que en Europa.

A la sombra de la Liga de Campeones de la UEFA y de las grandes ligas del 'Viejo Continente', el Mundial de Clubes, cuya edición de 2018 comenzó el miércoles en Emiratos Árabes Unidos, es una competición que en Europa no suele desatar grandes pasiones, pese a que en la última década sus representantes han sido siempre campeones, con la única excepción del éxito del Corinthians en 2012.

La palabra "sueño", sin embargo, acompaña las declaraciones y las crónicas de los preparativos de Chivas de Guadalajara y River Plate para este Mundial de Clubes.

En 2015, con motivo de la anterior participación de River Plate en el Mundial de Clubes, los 'Millonarios' tuvieron una gran despedida, con miles de aficionados en la ruta al aeropuerto y fuegos artificiales. Hasta 15.000 hinchas argentinos hicieron entonces el costoso y largo desplazamiento a Japón, conscientes de la importancia del reto.

Chivas entró en el Mundial de Cubes luego de ganar la Liga de Campeones de la Concacaf. Foto: AFP

"Es un momento único, no lo cambio por nada. No sé si tendré la chance de jugar de nuevo un torneo así", decía entonces el mediocampista Carlos Sánchez, mientras que su compañero Javier Saviola consideraba el Mundial de Clubes como "una oportunidad para la gloria".

River Plate, que en esta ocasión no tuvo una despedida así en Buenos Aires al desplazarse al torneo directamente desde Madrid, donde el domingo ganó la Copa Libertadores, cayó en la final del Mundial de Clubes de 2015 por 3-0 ante el Barcelona de Lionel Messi y Luis Suárez.

En el caso de Chivas, el pasado fin de semana tuvo también una despedida en forma de fiesta con su hinchada, con música de mariachis y un ambiente digno de las grandes ocasiones. Los aficionados pudieron incluso entregar sus amuletos de buena suerte al equipo para llevarlos en 'La Maleta del 12', desplazada con el resto del equipaje a Emiratos Árabes Unidos.

En busca de protagonismo

Un entusiasmo y relevancia que cuesta imaginar en Europa, donde el brillo de la Liga de Campeones de la UEFA y de las grandes ligas nacionales del continente eclipsan a menudo esta competición.

"(El Mundial de Clubes) interesa poco a Europa, que entre 1970 a 2018 ha sido campeona en ocho ediciones del Mundial (de selecciones) y que ocupó diecisiete posiciones del segundo al cuarto lugar. Y que anualmente realiza exitosos campeonatos nacionales y continentales de proyección mundial", analiza en declaraciones a la AFP el sociólogo Eloy Altuve, investigador del Centro Experimental de Estudios Latinoamericanos Dr. Gastón Parra Luzardo de la Universidad del Zulia, en Venezuela.

River clasificó al ser el campeón de la Copa Libertadores. Foto: AFP

"Puede interesar un poco más a América Latina, que desempeña un papel accesorio o subalterno en los campeonatos europeos y en la búsqueda, infructuosa, de mayor protagonismo", apunta, recordando entre otros datos la ausencia de selecciones latinoamericanas entre los cuatro semifinalistas del Mundial de Rusia de este año.

En la prensa europea no es extraño encontrar opiniones que consideran al Mundial de Clubes un torneo menor.

"¿A quién de verdad le parece que esto es el Mundial de Clubes? ¿Esto de verdad es un Mundial de Clubes? ¿Aquí están de verdad los mejores clubes? ¿Se puede decir que quien gane esto será el campeón del mundo de clubes? Pues no", decía el año pasado con motivo del torneo el periodista español Manu Carreño en la radio Cadena Ser.

La falta de atractivo para los equipos y los aficionados europeos, y la posibilidad de conseguir un mayor impacto mediático y comercial, estarían detrás de los planes de la FIFA de Gianni Infantino de revolucionar esta competición con una ampliación, destinada a aumentar su interés y acercarlo un poco más al del Mundial de selecciones.