Futbolargentino.com Buenos Aires Viernes, 14 / Dic / 2018

Mañana será la despedida de Leandro Romagnoli

Mañana será el partido despedida de Leandro Romagnoli de San Lorenzo de Almagro, club del cual es el máximo ídolo.

Mañana será la despedida de Leandro Romagnoli
El "10" jugará su partido de despedida. Foto: AFP

Leandro Romagnoli se despedirá de San Lorenzo en un partido que se jugará mañana a las 4:00 PM (Argentina) en el Estadio Nuevo Gasómetro. El encuentro se podrá ver por la pantalla de FOX Sports.

Los jugadores que fueron invitados por el “Pipi” son quienes más marcaron la carrera de Leandro durante su primera etapa en el club (1998 al 2004) y la segunda (2009 al 2017).

Esta es la manera que el símbolo máximo del Ciclón eligió para despedirse formalmente del público que tanto lo ama.

Los únicos jugadores que fueron invitados pero decidieron no formar parte del partido de mañana son Julio Buffarini y Sebastián Abreu. Las razones de ambos se basan en la poca apreciación que actualmente les tiene el hincha de San Lorenzo.

Buffarini pasó de ser un ídolo de la gente a una persona prácticamente detestada. Su decisión de jugar en Boca generó el odio instantáneo de un público que se sintió traicionado.

Julio Buffarini no estará presente en el Nuevo Gasómetro por decisión personal. Foto: AFP

El odio a Abreu tiene otro origen. Ocurrió cuando River Plate y San Lorenzo se enfrentaban por los Cuartos de Final de la Copa Libertadores de América. En ese entonces, “El Loco” era jugador del Millonario y ya había pasado en la anterioridad por el club de Boedo.

Y la famosa “Ley del Ex” se cumplió. Abreu le marcó un gol a su ex equipo. La lógica diría que alguien que tuvo un paso decente por un club, no celebraría en el momento que le toca hacerle un gol a ese equipo. El 9 no siguió el patrón y decidió gritar un gol que el hincha de San Lorenzo aún se acuerda.

La trayectoria exitosa del Pipi

Romagnoli se convirtió en el jugador más ganador de la historia de San Lorenzo. Y es que desde su debut en el ’98 con apenas 17 años mostró que no le pesaba vestir la camiseta de uno de los cinco grandes de Argentina.

Durante su primera etapa en la institución consiguió dar la vuelta en tres oportunidades: El Torneo Clausura del 2001, la Copa Mercosur 2001, y la Copa Sudamericana 2002.

Fue en 2005 que decidió decirle “hasta luego” al Ciclón. El número 10 pasó a México para formar parte del Veracruz por tan sólo una temporada. Al año siguiente fue comprado por uno de los clubes más importantes de Portugal: El Sporting Club de Lisboa.

Allí permaneció tres años en donde fue partícipe de cuatro títulos: La Copa de Portugal de las temporadas 2006-2007 y 2007-2008, y la Supercopa de Portugal de las temporadas 2006-2007 y 2007-2008.

Fue en 2009 donde decidió despedirse del Sporting para retornar a San Lorenzo, el club de sus amores. Durante su segunda etapa logró ganar el Torneo de Primera División Argentina del 2013, seguido por la Copa Libertadores 2014 (la primera en la historia del club) y la Supercopa Argentina del 2015. Además, fue subcampeón del Mundial de Clubes tras caer en la final ante el poderoso Real Madrid de España.

Los títulos son lo que decoran a uno de los jugadores más talentosos que vio el fútbol argentino. Es su gran pegada y técnica individual, su enorme lectura de juego y capacidad de liderazgo lo que hicieron al “10” convertirse en el jugador más preponderante de la historia de San Lorenzo de Almagro.

Mañana a las 4 PM, el hincha que tanto lo ama, como también el simple espectador que admira su fútbol, tendrán la oportunidad de verlo jugar por última vez.

Juan Ignacio de la Vega - Futbolargentino.com